Clasificar “como sea”

Luis Alvarado de Sousa. @luisalvadsousa 14/03/17

El andar de la “Vinotinto” por el Clásico Mundial de Béisbol, desde sus inicios; ha sido un andar lleno de obstáculos y azar, mucho azar pero que todavía continúa.

Al repasar la convocatoria de jugadores para el certamen, queda claro que el fuerte de la selección recae en su ofensiva que reúne siete títulos de bateo y la defensa que agrupa gran cantidad de guantes de oro, pero sólo con los títulos no se ganan partidos.

Un juego inicial plagado de ansiedad en el bate de los sluggers venezolanos y que fue coronado en siete innings por una dolorosa derrota por KO de 11 carreras por 0 ante el subcampeón de la anterior edición, Puerto Rico; no dejaba ver muchas esperanzas para futuro del equipo de Omar Vizquel.

El segundo encuentro del grupo, nos enfrentaba a una Italia que sorprendió a la anfitriona México al final de la novena entrada y los dejó en el terreno; evento que trascendería y que posteriormente tocaré.

El juego con Italia estuvo plagado de errores a la hora de correr las bases por parte de Venezuela y de nuevo una espantosa actuación de los pitchers criollos que permitieron un total de 10 rayitas pero en contraste al primer encuentro; una ofensiva liderada por Martín Prado nos condujo a una victoria “in extremis” en diez episodios.

Todo volvió a una tensa calma, por que teníamos el pase a San Diego en nuestras manos al ganarle a la selección azteca; pero de nuevo los lanzadores venezolanos hicieron una deplorable actuación y la ofensiva no pudo equiparar el desastre a la defensa, terminó en derrota.

La celebración de los mexicanos por su pase al juego de desempate contra la selección italiana fue detenida en seco por un tuit de la cuenta oficial del torneo, anunciando que el clasificado al mencionado encuentro era la selección venezolana.

De nuevo la desgracia en forma de blooper caía en un evento, Steve Harvey y los Oscars venían a la memoria; al parecer las equivocaciones descomunales están de moda en los eventos importantes.

Todo esto causado por una regla de desempate ideada al parecer por científicos de la NASA en vez de estadistas de la MLB, un cociente resultado de las carreras permitidas en los innings defendidos por el equipo en cuestión; regla que sigo sin entender. Señor Joe Torre es más sencillo para todos el desempate por enfrentamiento directo, gracias.

Al final de cuentas y protestas, Venezuela se enfrentaría de nuevo a Italia, la peligrosa, para definir el cupo al Petco Park en California. Una carrera en el primer inning no daba buenas señales al pitcheo pero sorprendentemente corrigió el rumbo y logró mantener el juego cerrado hasta la remontada de Venezuela en el noveno inning; cortesía del monstruo llamado Miguel Cabrera con su Home Run que abrió las puertas del avión a San Diego.

Al final de esta primera ronda sólo nos queda aceptar que no es ni mucho menos una actuación aceptable por parte de un equipo venezolano que se ve a priori; favorito al campeonato, pero en este tipo de torneos cortos clasificar como sea es lo que vale.

Foto cortesía: Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s